Semana Santa 2013: La “revoleá” ante el Dios Soberano

Semana Santa 2013. La vida se compone de recuerdos, de retazos de historia que almacenamos en un rinconcito del alma para saborearlo cada vez que lo necesitemos, y la vida de un cofrade no puede ser menos. Cada Semana Santa aporta muchos recuerdos, muchas historias que dan sentido a la vida de los cofrades y les hacen disfrutar en cualquier momento del año. En la Hermandad del Soberano este año saben mucho de los momentos históricos, y por ella vamos a empezar. Comenzamos esta serie de recuerdos con un momento vivido en la mañana del Jueves Santo junto a Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder.

Nos ponemos en el contexto. En la tarde del Miércoles Santo la lluvia sorprendió al misterio del Soberano Poder cuando la cofradía buscaba la Plaza del Barrero. La corporación sabía qué tenía que hacer en caso de que el agua apareciese, y ese plan ejecutaron cuando, finalmente, hizo acto de presencia. El misterio no reviró hacia el Barrero, sino que enfiló la calle San Sebastián, precedido únicamente por la presidencia y los acólitos, mientras que el cortejo de nazarenos se refugiaba en los Salesianos.

Así, el paso tomó refugio en la casa hermandad de la Amargura -que a la postre serviría también de refugio a San Juan en la madrugada del Viernes Santo-, y la junta de gobierno, a tenor de las predicciones, decidió que el regreso se realizaría en la tarde del Domingo de Resurrección, aunque finalmente se hizo el Martes de Pascua.

La “revoleá” de la Judea

Con todas, el misterio permaneció cerca de una semana en su casa provisional, y esto sirvió para que los hermanos de Pablo VI vivieran un momento difícilmente irrepetible en la posteridad. Con las puertas de la casa hermandad abierta para la contemplación del Señor del Soberano, la Judea de la Hermandad de Jesús, en su habitual recorrido por las calles de Alcalá, se personó frente al Señor e hizo lo que tan bien saben hacer, revolear la bandera.

Con gran expectación, y con el salón de la casa hermandad abarrotado, comenzó uno de los ritos más alcalareños de cuantos existen en nuestra Semana Mayor. Así, “el bandera” revoleó, valga la redundancia, la bandera, mientras que las lágrimas no cesaban de caer por las mejillas del hermano mayor de la cofradía, Jesús Torres, quien en esos dos intensos minutos fue preso de la emoción.

Pero como todo, siempre es mejor ver cómo ocurrió todo a leerlo, por lo que le dejamos un vídeo grabado por Laura Vera Manchón de aquella mañana de Jueves Santo en la que la Judea se burló del Soberano Poder.