El pasodoble de ‘Los Satirones’ dedicado a la Hermandad de Jesús

Como hemos dicho en anteriores ocasiones, muchos se afanan en buscar un absurdo enfrentamiento entre el mundo del carnaval -entiéndase como ese formado por chirigotas, comparsas, cuartetos y coros- y las hermandades, y como también hemos demostrado en otros artículos, este enfrentamiento no es que no exista, y menos en una ciudad como la nuestra en la que muchos forman parte de ambos colectivos, sino que desde las agrupaciones carnavalescas se acuerdan de la Semana Santa y se dedican letras a nuestras hermandades.

Este es el caso de la comparsa alcalareña ‘Los Satirones’, que en su pase de semifinales en el Teatro Gutiérrez de Alba cantó un pasodoble dedicado a la Hermandad de Jesús, en el que describieron cómo es una madrugá de Viernes Santo junto a Jesús Nazareno, y que terminaron lanzando una crítica a todos aquellos que se van de la ciudad en la madrugá, abogando por la defensa de nuestras tradiciones.

Le dejamos a continuación la letra, y un vídeo grabado por Laura Vera.

Abrígate mi niño que parece que hiela
y han dicho por la radio que la cruz de guía va por la Plazuela,
verás como la luna llena la cara ilumina
a la Virgen del Socorro por calle La Mina.

Abrígate mi niño que se nos hace tarde
y a Jesús Nazareno con la cruz a cuesta yo quiero enseñarte.
Ya sé que tienes mucho sueño porque es muy temprano
pero es que van a prenderlo en el Puente Romano.

Y mira qué revoleá, es la Judea nuestra identidad
con la bandera llaman a la burla y provocan desprecio.
Y el pajineta delante bailó mientras mi pueblo comparte el dolor
en esta noche no haced mucho ruido que rompa el silencio.

Ese San Juan, detrás va San Juan,
hasta la cima del monte Calvario lo va acompañando.
Y será él, tendrá que ser él quien a la Virgen le dé la noticia
de que lo están matando.

Y en el Calvario sentado en la arena,
mira mi niño qué pena, que haya gente que prefiera ver la Macarena.
Esto es cultura que la transmitimos por generaciones,
para conservarla nos sobran razones.

Que mi Alcalá no pierda nunca,
¡nuestras tradiciones!, ¡nuestras tradiciones!