Mirada a la historia en la Misa del 75 aniversario de la Amargura

Cuando se celebra una efeméride en la que se conmemora la fundación de una hermandad, lógicamente, se mira al pasado. Es habitual trazar una línea en la que se marquen distintos momentos claves del desarrollo histórico de la corporación y se subrayen pues, todos aquellos acontecimientos que marcaron el devenir de ésta hasta nuestros días. La Hermandad de la Amargura se encuentra inmersa en la celebración de su 75 aniversario, y es por ello que el pasado sábado, y coincidiendo exactamente con los tres cuartos de siglo desde la aprobación de las reglas -8 de agosto de 1940-, la de San Sebastián celebró una Eucaristía en recuerdo de esta fecha.

Para la Eucaristía se trasladó a los titulares de la Hermandad al altar mayor de San Sebastián, formando, de una manera muy sencilla, el calvario con el Señor del Amor junto a San Juan y la Virgen de la Amargura.

Pero uno de los detalles principales, y probablemente más bonitos, de la Eucaristía estuvo junto a los titulares, también en el altar. La Hermandad dispuso un cuadro, acompañado de una vara con el escudo de la cofradía, en el que aparecían reflejados todos los hermanos mayores que han estado al frente de la Amargura en sus 75 años de historia, rindiendo así su particular homenaje a aquellos que pasaron y pasan su vida dedicados a la Hermandad.

Fotos: Alejandro Calderón