Las Hermanas Clarisas reabren hoy su obrador

Las Hermanas Pobres de Santa Clara, del Convento de Alcalá de Guadaíra,  han vuelto hoy, 12 de mayo, a poner en funcionamiento su obrador para elaborar sus exquisitos dulces artesanos por encargo, para lo que han habilitado el teléfono 955684264 y 620576378.


Del mismo modo, las Hermanas Clarisas han puesto un horario, que sirve para realizar los pedidos todos los días de la semana: de 9:00 a 14:30 y de 16:30 a 18:30 horas.

Una larga lista de dulces como cuñas, palmeras de chocolate, tortas de Alcalá, roscos, huesos de Santo o yemas, y a lo que se suman también las empanadas de atún, de verdura, de chorizo o de jamón york y queso

Una cuarentena vivida para los demás

Desde el 14 de marzo, dejaron de elaborar dulces y se pusieron a elaborar mascarillas, batas, patucos y gorros que entregaron gratuitamente a los Hospitales, policías, farmacias, e incluso a los alcalareños que acudían por mascarillas al Convento. Eso significó que durante este tiempo no pudieron generar ingresos para afrontar los gastos propios de la conservación y funcionamiento del Convento, pero en tiempos en los que más necesaria era la solidaridad, ellas no dudaron qué debían hacer, y cumpliendo con su lema “Ora et labora”, han orado por todos y han elaborado material de protección sanitaria.

Ahora, que Alcalá ya ha pasado a la Fase 1 de la desescalada del estado de alarma, retoman las tareas de su obrador, y nos ofrecen sus dulces, repostería artesana, con recetas que acumulan siglos de sabiduría. Nos ofrecen hasta 27 variedades de dulces. Algunos son propios de este convento, como el “surtido de Santa Clara”, las “Delicias”, los “Roscos de piñonate”, las “Lunitas de almendra” o las “Pastas de chocolate”. También nos ofrecen las típicas “Tortas de Alcalá”, producto sobre el cual Ferran Adrià, considerado el mejor chef del mundo, dijo: “Es un manjar de dioses”.

Ahora seguirán orando a Dios en el Santísimo Sacramento del Altar (Santa Clara es la santa eucarística por excelencia), y a su bendita Madre la Virgen María, para que pase esta pandemia, para que reciba en su gloria a los que han fallecido, para que reciban consuelo los que lo necesitan, para que encuentren ayuda los desamparados, para que encuentren trabajo los que lo han perdido. Y volverán a trabajar en lo suyo, los dulces, para atender todos los encargos que reciban.