La Virgen del Rosario inicia las Misiones Parroquiales de Santiago

El pasado sábado, 27 de enero, la Parroquia de Santiago iniciaba su Misión Parroquial con el Rosario Vespertino con la imagen de Ntra. Sra. del Rosario, a la que acompañaban los feligreses en pública declaración de fe, rezando el Santo Rosario. De ese modo, con la imagen de la Virgen en andas, rezando, recorrieron las calles adyacentes a la Parroquia.

A las 19:30 comenzó la Eucaristía inaugural de la Misión Parroquial, que estuvo presidida por el Sr. Vicario Episcopal para la Nueva Evangelización, don Óscar Díaz Malaver, con quien concelebraba el cura párroco de Santiago, don Manuel María Roldán Roses.

De este modo comenzó la Semana Grande de la Misión Parroquial, para la que se ha estado preparando la Comunidad Parroquial de Santiago durante dos años. Convencidos de que Dios ha conducido a su pueblo por medio de los Profetas y nos ha dado su Palabra en su Hijo Jesucristo; sabedores de que Él nos anunció la Buena Noticia de la Salvación y, con su muerte y resurrección, nos abrió las puertas del cielo, haciéndonos hijos de Dios; ahora la Comunidad Parroquial constata que es su momento, que son los feligreses, los encargados, los misioneros, de llevar esta alegría del Evangelio, siendo luz de Dios en medio del mundo.

A eso les animaba precisamente el Sr. Vicario Episcopal para la Nueva Evangelización “a anunciar la alegría del Evangelio” como nos exhorta el Papa Francisco. Don Óscar les animó a salir al encuentro del hermano que se ha perdido, del que aún no conoce a Jesús, del que no sabe de su infinita Misericordia e inmenso Amor. Les animó a ser luz en las tinieblas, a iluminar al prójimo con la Palabra de Jesús, y con sus obras.

Tras la Santa Misa, se terminó cantando “Salve Regina”, todos mirando a la Santísima Virgen, nuestra educadora en la fe, la que siempre nos lleva a Jesús, la que debe ser nuestro modelo.