Función en honor de Nuestra Señora Reina de los Ángeles

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

El martes 31 de octubre tuvo lugar una Solemne Función en el Monasterio de Santa Clara, organizada por la Antigua y Franciscana Sección de Alcalá de Guadaíra de la Venerable Archicofradía Sacramental de Adoración Nocturna Española, con motivo del CXV Aniversario de su fundación, hecho que aconteció en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, de 1902.

En aquella ocasión, ya lejana en el tiempo, se celebró con una solemne Vigilia que empezó la noche del 31 y finalizó al amanecer del día 1, según el ritual vigente en aquellas fechas. Son 115 años, pues, de adoración intensa y callada ante el Señor Sacramentado. Son muchos los alcalareños y alcalareñas que a lo largo de todos estos años han dedicado parte de su tiempo en las vigilias, tanto ordinarias como extraordinarias, a orar, incansablemente al Santísimo Sacramento del Altar, por la Santa Madre Iglesia, por Su Santidad el Papa; por los Obispos, por el clero, por las comunidades de vida Consagrada, tanto masculinas como femeninas, y por las necesidades de todos los que formamos el Pueblo de Dios. Porque la oración tiene fuerza, la oración llega hasta Dios Nuestro Señor. Ese convencimiento es el que sostiene a los adoradores.

Los hermanos fundadores eligieron esta fecha tan bella de Todos los Santos, porque eran conscientes de que todos ellos son nuestros intercesores ante el Padre. Y la primera y más importante de esos intercesores es la Santísima Virgen María, nuestra Madre Celestial, que Reina gloriosa sobre los Ángeles y sobre Todos los Santos, que es además, para nosotros, los desterrados hijos de Eva, que constituimos el Género Humano, Consolación y Gracia. Conscientes de esta realidad, la Sección había dispuesto la Sagrada Imagen de la Virgen en devoto Besamanos durante esos dos días: 31 de octubre y 1 de noviembre.

La Función fue oficiada por el Rvdo. D. Manuel María Roldán Roses, Cura Párroco de Santiago el Mayor, en cuya collación se encuentra el Monasterio de Santa Clara. El acto penitencial se sustituyó en esta ocasión por la imposición de la Cruz de San Damián a la Santísima Virgen, pectoral del Sr. Cardenal, Fray Carlos Amigo Vallejo, Adorador-Presidente Honorario de la Sección, quien lo ofrendaba para sumarse así a este aniversario.

Todos los cantos fueron realizados por la Comunidad de Hermanas Clarisas, adoradoras de la Sección Alcalareña, quienes culminaron la Función con el Himno a Nuestra Señora de los Ángeles, al final de la misma, pasando seguidamente los presentes a besar la delicada mano de la Señora.

Texto: Juan Jorge García

Fotografías: Juan Escamilla y Francisco Burgos