El Dulce Nombre suspende el traslado de la Virgen al Altar Mayor por el coronavirus

Suma y sigue. Como era de esperar dada la situación en la que aún nos encontramos -y de la que desconocemos su final-, la Hermandad del Dulce Nombre publicó en la tarde de ayer, Domingo de Resurrección, un comunicado oficial en el que anunciaba las medidas tomadas en relación a los cultos y actos que la corporación debía celebrar durante todo el mes de abril.

En la nota la Hermandad informa haber mantenido contacto con las distintas autoridades eclesiásticas y gubernamentales, y una vez consultadas las medidas oportunas, ha decidido suspender todos los actos del mes de abril, que deberían haber comenzado este miércoles con la presentación del cartel anunciador de la procesión de mayo. A estos actos se le suma el cabildo general así como la edición del boletín anual de la corporación que deberían haber recibido los hermanos en fechas venideras.

El traslado al Altar, suspendido

En los últimos años, el traslado de la Santísima Virgen al Altar Mayor de la Parroquia de San Sebastián se había convertido en una fecha marcada en rojo para los hermanos de la cofradía y para muchos cofrades de Alcalá. Esta cita, que también estaba compuesta por una meditación y el besamano de Nuestra Señora del Dulce Nombre, no se producirá en este 2020.

Los cultos de mayo, en el aire

En el texto, la Junta de Gobierno también ha querido hacer referencia a los cultos del mes de mayo en honor de la Virgen, confirmando que en relación a estos, se irán tomando decisiones en próximas semanas, “quedando a expensas de ver cómo se desarrolla la situación actual y según las medidas que se deban acometer para protección de la salud de todos los fieles y devotos“, añade el comunicado.