Alcalá celebra la Solemnidad de San Francisco de Asís

El domingo 4 de este mes de octubre, en el Monasterio de Santa Clara, se celebró la Función a San Francisco de Asís con grado de solemnidad, pues así viene marcado en la Tabla de los Días Litúrgicos del Misal Romano, para “el Patrono principal de la Orden o Congregación”, como recordó al comienzo de la Santa Misa el Padre fray Vicente Emilio Felipe Tapia, OFM, Superior del Convento Franciscano y Parroquia de Nuestra Señora del Águila de Palmete. Con él concelebraron la misa, el Padre fray Antonio José Zambrano Jurado, OFM, junto con el capellán del Monasterio, Rvdo. Padre Salesiano D. Javier Pacheco Fernández y el Rvdo. D. Antonio J. Guerra Martínez, Arcipreste de la localidad. Ejerció el acolitado el Hermano franciscano Pablo Scloti.

Asistieron a dicha función, la Antigua y Franciscana Sección de la Venerable Archicofradía Sacramental de Adoración Nocturna Española, establecida en el Monasterio, y la Hermandad Franciscana del Santísimo Cristo del Perdón y Nuestra Señora de las Angustias, así como las Hijas de la Caridad, muy unidas a esta Comunidad de Hermanas Clarisas. Tanto las lecturas de la Misa como las ofrendas fueron realizadas por miembros de estas tres Corporaciones. Presidía el altar la reliquia de San Francisco, que al final sería venerada por los fieles asistentes.

Como solemnidad propia, la misa correspondió a la de Nuestro Padre San Francisco de Asís, Diácono y Fundador de las Tres Órdenes Franciscanas, por lo que el padre celebrante, en su homilía destacó las virtudes del Santo, virtudes que adornan a dichas Tres Órdenes: la humildad, la sencillez, la pobreza, así como la paciencia para llevar la cruz de Cristo, como San Francisco llevó los estigmas de la Pasión en su propio cuerpo.

En las Preces se pidió por la Santa Iglesia, por SS. el Papa Francisco, por el Cardenal Fray Carlos Amigos Vallejo, Presidente de la Sección Adoradora Alcalareña, por nuestro Arzobispo Juan José y su Obispo auxiliar Santiago, por la Familia Franciscana en general y la Casa de Alcalá en especial, por todos los pueblos del mundo, por los que sufren en el cuerpo o en el espíritu y por todos los que estaban celebrando esta solemnidad.

Las Hermanas Clarisas cantaron desde el coro la conocida como “Missa Coral de Pío X”, conservando de esta manera la venerable costumbre de utilizar el latín, lengua oficial de la Iglesia, para las más importantes solemnidades. Así, a dicha partitura correspondieron el Kyrie, Gloria, Sanctus y Agnus Dei, mientras que el resto de los cantos fueron de tema franciscano.

El celebrante terminó la Función agradeciendo a todos los presentes su asistencia y felicitándolos en la festividad del Fundador, muy especialmente a la Comunidad de Hermanas Clarisas, que recientemente se ha visto enriquecida con una nueva vocación: Sor Jeanntte, quien, a pesar del poco tiempo que lleva en Alcalá avanza enormemente en el conocimiento de la lengua y de las costumbres de esta tierra, en las que permanecen ininterrumpidamente las Hijas de Santa Clara desde 1589.

Finalizó todo con un sencillo desayuno ofrecido por las hermanas a los asistentes, en el que destacaban sobremanera los deliciosos dulces y pastas que ellas mismas elaboran y venden, y que tienen fama por su finura y delicadeza.